A veces ya basta de ser educado… o incluso amable…

… porque nos siguen tomando por el pito del sereno y igual deberíamos correrlos a gorrazos a todos hasta algún río y saben -y debiéramos saber- que se puede ser muy hijo de puta, hiriente y sangrante sin alzar la voz más de lo necesario ni utilizar ninguna palabra por la cual te tilden de maleducado.

«En nuestro grupo nadie ha dedicado un euro a arreglarse el felpudo» ( Diario de León – 28/01/2012

Y recordemos al siempre llorado Labordeta cuando les puso las peras al cuarto a sus señorías sin tapujos.

Labordeta aclarando conceptos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Exabruptos y otros.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s