Cuando los días salen bien.

Hoy, 6 de Mayo de 2012, se cerraba el trigésimo Salón del Cómic de Barcelona, un evento al cual he asistido en mayor o menor grado desde los lejanos tiempos en que se celebraba en las Drassanes de Barcelona.

Tras una etapa de bajón por mi parte -semidesconexión del mundo del cómic por escasez presupuestaria , nada que tenga que explicar a cualquier seguidor de este mundillo, combinada con las genialidades de los comics noventeros, resumibles en el principio “¿Guión? ¿Historias? ¡Puedo dibujar veinticuatro splash-page del personaje con músculos/tetas (táchese lo que no proceda) mayores que su cabeza, caras espantosas, dientes que Zabú envidiaría y posiciones de solo-me-duele-si-respiro! ¿Quién los necesita?”- poco a poco y con el tiempo he recuperado las fuerzas y las ganas -y vuelve a haber, o a llegar,  muy buenas historias-.

En este intermedio han cambiado muchas cosas y uno no se quita la sensación de que cada vez que se va al Salón insisten en venir con él no por afición sino para vigilarle… pero hoy…

Hoy no sólo me lo he pasado de maravilla, he podido hablar un rato -corto, siempre es demasiado corto- con la gente de Charrando de Tebeos, he disfrutado como un enano con una mesa redonda sobre varios de mis vicios favoritos -Star Wars y Star Trek juntos y revueltos-, he saludado a Greedo y al General Veers, me he dado de bruces con Boba Fett, me ha impresionado un Guardia Imperial apareciendo por sorpresa tras una esquina sino que he recuperado a un viejo amigo con quien habíamos perdido el contacto hace años, y el contacto se mantendrá.

Mañana volverá a sonar el despertador, volveré a cabrearme cada vez que compruebe hasta qué punto puede llegar la estupidez general combinada con el miedo y la arrogancia a partes iguales -un coctel explosivo como podemos comprobar actualmente- pero hoy,  por un pequeño rato, me he sentido contento y feliz como desde hacía años no me ocurría.

Así que no estoy dispuesto a dejar que nada me amargue la vida hasta mañana a primera hora y espero que mi banda sonora de mañana sea The Asteroid Field mientras voy esquivando problemas uno tras otro y que tarde mucho en volver a sorprenderme silbando La Gran Evasión.

Buenas noches a todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Comics, Frikismo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s